2010-02-09

AVG 9, optimizaciones y recuperación de datos

Llevo usando la versión gratuita de AVG desde hace años, la he instalado en ordenadores de mucha gente (sí, pringadillo informático que es uno), y hoy me he dado cuenta de que la nueva versión tiene más peligro que una caja de bombas.
Hace unos días, un amigo me dejó un disco duro para ver si podía recuperar datos del mismo. Tras montarlo y ejecutar varias veces el PC Inspector File Recovery, siempre acababa teniendo problemas (el programa daba un error y se colgaba).
A sugerencia de un amigo, probé Recuva, un programa libre (licencia GPL) de recuperación de datos que afirma ser capaz de lidiar con FAT32, NTFS, ext2/3 y algunos sistemas de ficheros más. Debo reconocer que el programa tiene buena pinta, y ya lo tengo apilado en el escritorio para cuando haga falta.
Pero me encontré una cosa muy rara: Recuva informaba que una gran cantidad de archivos del disco duro de mi amigo (y, encima, probablemente los que más le interesaban), aparecían sobre escritos por archivos con AVG en el nombre. Bah, pensé, será que el AVG de su ordenador se los ha comido.
Hoy no lo tengo tan claro. Al llegar a casa, he conectado como de costumbre mi Iomega de medio tera a puerto USB por si quería oír algo de música o lo que fuera y me he dado cuenta de que estaba rascando a todo lo que podía (o esa impresión daba). Dado que no había lanzado más que Mozilla Thunderbird (y trabaja en otra unidad), me pareció sospechoso (eso es olfato, que dirían Les Luthiers). Ni corto ni perezoso, arranqué Process Monitor, un programita desarrollado por Mark Russinovitch (actualmente MVP de Microsoft y empleado allí, pero no se lo tendré en cuenta;) que muestra todas las operaciones de acceso a disco duro y registro de Windows que se producen. Y apareció el culpable: avgchsrvx.exe.
Este programa es un generador de cachés de archivos que tiene como objeto reducir el tiempo empleado en las búsquedas de virus. Según AVG, la optimización de la búsqueda de archivos debe ejecutarse en segundo plano y no interferir con los procesos normales. Desafortunadamente no parece ocurrir así. El programa se ejecuta automáticamente y no permite, una vez elegida la optimización durante la instalación, desactivarlo excepto renombrándolo o eliminándolo.
Es cierto que uno no es precisamente un profesional de la recuperación de datos, pero desde luego no me esperaba que un antivirus me fastidiara la recuperación de datos.He logrado sacar bastantes cosas, pero ahora me toca la gracia de explicárselo al interesado original.
Se han lucido los de AVG (y yo, y yo).

2009-04-15

Maemo Diablo Applications Backup

Ok, the zipped backup is available here. You should set your N800 (I can't assure it will work completely with N810, test and tell me) to do backups on the external card. That way you will be able to open the zip file and dump its contents (with directories, of course) in the "backup" directory that's automatically created there. Once you have done that, you will only need to run the backup/restore manager and restore from the backup called Packages.
This backup uses 24 repositories (official ones included) and 82 packages: less gpe-timesheet vpnc-gui maemo-control-services openntpd openssh-server btaudit libgstapp0.10 libuiw gpesummary openvpn advanced-backlight gconf-editor openssh maemo-control gnumeric pidgin maemo-mapper gpesyncd xev xmodmap gnokii-gconf easychem macchanger vpnc maemo-control-usb bash2 python2.5-pysqlite2 wget gpe-todo xkbdbthid wirelesstools rdesktop map gpe-contacts aircrack-ptw ukmp lybniz camera wifiinfo usbcontrol gpe-calendar p0f kwarto links2 osso-software-version-rx34 becomeroot skype openssh-client maemo-recorder aircrack-ng diskusage gizmo-project socat vncviewer tsocks maemo-pan cbrpager libgnokii4 libgnokii3 screen mplayer maemo-periodic abiword erminig videocamera sgt-puzzles osso-statusbar-cpu mytube pidgin-emotes-default tuner iodine fmradio pidgin-extprefs nmap gftp-gtk phonelink telnet pidgin-l10n unrar links bluemaemo.

Of these, the ones I use moste are gpe*, openssh*, pidgin, maemo-mapper, wget, camera, wifiinfo, usbcontorl, becomeroot, skype, aircrack-ng, gizmo-project, vncviewer, screen, mplater, fmradio. I also have installed osso-xterm, zip, unzip but they don't show up here for some strange reason.

2008-09-28

Mezclando conceptos.

Nota: esto es una copia casi exacta de un correo que he enviado a la edición de XL Semanal.

Leo con decepción un artículo de Juan Manual de Prada titulado "Creacionismo" en el XL Semanal del 28 de Septiembre de 2008. Se queja de las tergiversaciones de los medios de comunicación y después realiza todo un ejemplo práctico.

El Sr. de Prada empieza mezclando dos conceptos: creacionismo y diseño inteligente. El primero, mantenido durante décadas por los estamentos más reaccionarios, afirma taxativamente la literalidad de la Biblia. Dada la implausibilidad de tal tesis, muchos creacionistas han remodelado la misma para darle unos tintes más científicos que permitan popularizarla: el diseño inteligente (D.I.). Hasta tal punto son conceptos (aparentemente) distintos que los propios defensores del D.I. niegan que se trate de creacionismo y protestan cuando se quiere establecer alguna relación.

Un apunte mientras paso de embrollo a embrollo. No es lógico considerar igual de necios a quienes afirman que el mundo se creó en seis días que a quienes afirman que la mosca (que no mosquito) del vinagre es un "pariente lejano", porque en el segundo caso hay un buen montón de indicios que apuntan a dicha parentela. Quizá si busca "Drosophila melanogaster" en Google encuentre información detallada.

Mezcla el Sr. de Prada, en la mejor tradición del D.I., dos conceptos que no están relacionados automáticamente: evolución y origen de la vida (aunque ya hay modelos que aplican los principios evolutivos de selección y adaptación al medio como posible explicación del origen de la vida). Afirma, correctamente, que Darwin nunca eliminó la posibilidad del origen divino, pero tampoco le hacía falta: su modelo debía contrastarse empíricamente, y el origen divino no ha sido contrastable
hasta ahora (no me atrevo a decir "nunca", al contrario que otros).

Acude el Sr. de Prada al "sentido común" para afirmar que ciertos misterios sobre el origen del hombre no pueden ser explicados mediante teorías evolutivas. Repite, no sé si a sabiendas, uno de los argumentos más repetitivos del D.I., el de complejidad irreducible, argumento que va quedando cada vez más en descrédito cuanto más se va conociendo sobre la vida: se planteó que los flagelos (esas pequeñas colitas que mueven seres microscópicos como el espermatozoide) no podían haber aparecido más que por diseño debido a su complejidad... hasta que se encontraron estructuras análogas previas (y esto es sólo un ejemplo).

Sr. de Prada, me parece perfecto que usted considere piedras de molino las afirmaciones que la prensa vierte al hablar de cuestiones científicas: yo mismo me sorprendo a menudo de las barbaridades que leo. Pero flaco favor hace a nadie cuando a continuación intenta usted presentar sus propias piedras como alternativa. Si va a hablar de ciencia, hágalo. Pero con conocimiento, que es algo que también se exige
a los escritores cuando no están escribiendo ficción.

2008-05-22

El portátil sin WiFi

Hace ya tiempo que no cuento nada, así que hoy voy a soltar una bonita incidencia que me he encontrado en el trabajo hace una semana o dos.
Llego feliz y contento (es un decir, llego a las ocho de la mañana) a mi puesto como todos los días y me pongo a hacer lo de siempre, Pinky. Que si una carpeta de correo basura que ha desaparecido porque la han borrado al querer vaciarla, que si un proyector no funciona porque alguien ha tocado el botoncito de entrada en vídeo y el ordenador, previsiblemente, entra por RGB, que si hay que instalar un equipo, el pan nuestro de cada día.

En esto me llaman para preguntarme si puedo acercarme a ver un portátil que tiene problemas para conectar a WiFi. Considerando que no pasan tres días sin que venga alguien a consultarnos por este motivo, no es raro, así que me voy para allá.

Cuando llego allí, lo primero que hago es comprobar que la señal llega con potencia suficiente. My PDA (vale, vale, es un Tablet) me dice que llega más que de sobra, así que me pongo al portátil. Como éste tiene Windows Vista, hay varias razones posibles para que no funcione. Así que, ni corto ni perezoso, desactivo IPv6 y toda la morralla de detección de conexión a Internet que siempre nos da problemas (el Vista se pasa de listo y "corta" la conexión antes de que se pueda autentificar el usuario contra el portal cautivo). Reintento y nada, "reparo" la tarjeta y tampoco. Habrá que reiniciar.

Reinicio y veo que el equipo se ralentiza de forma... notable no, sobresaliente con matrícula de honor. Y no al arrancar Windows Vista, no. Antes de llegar a leer nada del disco duro. Huuuyyy qué mala señaaaall.... este portátil tiene un problema. Veo que tiene un ratón USB y supongo que se ha vuelto loco porque no logra cargar el soporte automático de USB. Bueno, no hay problema, se quita el ratón, se reinicia el equipo y a correr, que ya conectaré el ratón cuando esté cargando Windows Vista.

Dicho y hecho, el portátil arranca como un tiro y Vista ni se inmuta cuando conecto el ratón mientras lo arranco. Espero a que se calme (maravillas del Vista, la mitad de las cosas no termina de cargar hasta bastante después de que aparezca el escritorio, pero eso es otra historia) y busco redes inalámbricas. Y no ve ninguna. Vuelta a comprobar configuraciones, "reparar" conexiones y maniobras típicas. Y el portátil sigue en su solipsismo.

Reinicio una vez más, quitando el ratón para ahorrarme la espera. Y arranca sin problemas. Sólo por probar voy rápidamente (tan rápido como me dejan los servicios a mitad de carga de Vista) a la configuración de redes, y consigo conectar. Lanzo el navegador, entro al portal cautivo y, en ese momento, me acuerdo de conectar el ratón USB. Y se me va la WiFi.

Cara de sorpresa. Vuelvo a intentar conectar y ya no aparece ni el portal ni la WiFi ni nada. Desconecto el ratón. Sé que no puede ser el ratón, pero lo desconecto, y la WiFi sigue invisible. Reinicio, conecto el ratón y no no logro ver ni una red. A ver si va a ser el ratón... un ratón USB que se merienda antenas WiFi es algo nuevo para mí, pero ya son muchos años y un nivel alto de paranoia. Pero el ratón funciona perfectamente.

Reinicio sin ratón y la WiFi funciona. Conecto el ratón y deja de funcionar. Bah, no va a ser el ratón, lo desconecto, reinicio y lo pongo en otro puerto. Y aquello sigue sin funcionar. No, si al final será el ratón. Cojo otro ratón USB que tienen en el despacho, reinicio con el nuevo ratón ya conectado y el ordenador arranca sin problemas, y me conecta a la WiFi, y me deja autentificarme en el portal cautivo y... la madre que parió al ratón.

Tiempo total invertido: unos tres cuartos de hora (evidentemente, el procedimiento no es tan rápido como suena y me he saltado algunos pasos como la comprobación en un par de ocaciones de la configuración CMOS). Y era el ratón. Que alguien me lo explique.

Epílogo: resuelto el asunto, paso camino de mi despacho por delante del encargado de redes y le cuento la historia. Y me cuenta que ya lo había ido a mirar él, pero que le había funcionado, pero no recuerda si tenía puesto o no el ratón. Después, contando la jugada en el despacho, uno de mis compañeros cuenta el caso de una serie de ordenadores que se compraron hace un par de años cuyos ratones sólo funcionaban correctamente en un único puerto USB: el resto del tiempo se bloqueaban (los ratones).

Y luego me pregunto por qué la gente saca causas tan peregrinas para los fallos de los ordenadores...

2007-07-18

Cuando un amigo se va...

Muy poca gente lo sabe (y tampoco creo que vayan a ser muchos más los que lo sepan ahora), pero tengo foto en www.hotornot.com. Fue una de esas decisiones impulsivas que tomo a veces, más por la curiosidad que por otra cosa. Y no, no voy a poner el enlace: quien tenga ganas sabrá cómo buscarme.
Pero, realmente, no fue eso lo importante (sobre todo después de enterarme de que HotOrNot "calibra" las puntuaciones). Porque, como tantos otros sitios en Internet, HotOrNot tiene un chat. En este caso son varios (por edades y sexos) donde la gente puede juntarse a puntuar.

Allí me encontré a midnightfun, el apodo de una periodista autónoma sudafricana llamada Julie Walker. Tecnófoba, con un ácido sentido del humor, alguien con quien poder intercambiar pullas (en inglés, naturalmente) y hablar del ser y el estar durante un buen rato a ritmo de tecla.
Durante este último año, a base de comentarios de pasada, fui siguiendo su lucha contra el tumor que tenía en el cerebro. Pero desde finales de Mayo había pasado poco por el café (como llama HotOrNot a sus chat), pues otras tareas más urgentes requerían mi atención. Las pocas veces que pasé fueron a destiempo, y casi siempre estaba solo (o acompañado por uno o dos participantes que participaban más bien poco o nada). Así pasó que el pasado día 11 de Junio Julie acabó en el hospital con un fuerte dolor de cabeza. Tres horas después había muerto.

Ya no podrás venirte a visitar España, aunque después de romper con tu chico de aquí, pocas ganas parecían quedarte. Ya no podré darte instrucciones (mezcladas con los correspondientes comentarios sarcásticos) para meter en vereda a tu portátil. Y no seré sólo yo quien te echa de menos: misty y kelly tampoco te olvidarán, estoy seguro.

Hasta siempre o hasta nunca, Julie. Gracias por haber estado ahí.

2006-10-15

Windows y FAT32

Bueno, hoy estoy inspirado (o confuso, que es una situación mucho más habitual para mí).


Cuando compré el portátil desde el que escribo, una de las primeras cosas que hice fue quitar el Windows XP Home Edition que venía de fábrica y poner Windows 2000 Professional. Esto puede parecer una estupidez, pero en aquella época, Windows XP era relativamente nuevo (no había salido ni el Service Pack 1, si la memoria no me falla) y, encima, la versión Home venía capada (ahora que lo pienso, sigue estando capada): no había opciones sencillas de administración de permisos de acceso y cosillas así.


Bueno, puesto que entonces el acceso a NTFS en Linux era, cuando menos, complejo (no había cosas como ndiswrap o NTFS-3G). Así que particioné todo en FAT32 (sí, sí, ¿para qué quiero entonces todo el soporte de permisos de acceso? Nunca he dicho que fuera coherente conmigo mismo). Pasando el tiempo, compré una unidad externa para discos duros IDE de 3,5 pulgadas con conexión USB. No me compliqué y dejé la partición FAT32 que venía de fábrica. FAT32 no es un sistema de ficheros especialmente bueno: es tan propenso a perder información como FAT16, pero en montones más grandes. Pero... lo entienden casi todos los sistemas operativos.


Así que, hace dos días, después de quitar de enmedio unos cuantos GiB del mismo: vídeos familiares de BBC (bodas, bautizos y comuniones), vídeos descargados tiempo ha como Revelations y morralla variada, me dispuse a desfragmentarlo. Sí, esa tarea que ha consumido horas y horas de encendido de equipos desde 1981 (y no antes porque no existía el IBM PC). Considerando el tiempo que llevaba usando el disco, es un milagro que no lo hubiera hecho antes.


Dos días después (aproximadamente) de empezar, el proceso acabó. Pero, como uno ya está escaldado (y, esta vez, suficientemente lúcido como para darse cuenta), pedí un nuevo análisis del disco. ¡Oh, sorpresa! El disco, aunque Windows afirmaba que ya estaba listo, seguía teniendo, a ojímetro compensado, más de un 20% de fragmentación. "En mis tiempos...", cuando desfragmentabas un disco, quedaba desfragmentado. Todo, excepto lo que realmente no se pudiera mover, como los archivos de sistema. ¿Tan difícil es defragmentar FAT32? No debe serlo, porque la segunda ejecución está avanzando (¿pero no estaba ya desfragmentada la partición) a buen ritmo. La única explicación razonable que se me ocurre es que mantener toda la información para hacer la operación bien requiere mucha memoria... pero el programa "sólo" está ocupando aproximadamente 36Mib en memoria (y yo tengo tres cuartos de GiB). ¿Vuelve Microsoft a hacer de las suyas? ¿Es esto otro intento solapado de hacer que la gente migre a NTFS? (Lo cual, por otro lado, tampoco sería _tan_ terrible, ahora que hay mecanismos probados para usarlo desde Linux). No lo sé. De momento, me basta con saber que el segundo desfragmentado parece estar haciendo las cosas bien, para variar. Hala, hasta otro rato.

HOT or NOT... y sus puntuaciones

En un ataque de curiosidad y tontería generalizada, he puesto una foto en HOTorNOT. Como se puede ver por la misma (y por el sujeto fotografiado), no creo que vaya a puntuar demasiado bien.


Pero hete aquí que, dos o tres días después ya tengo 41 votos. Y aquí empieza mi perplejidad: justo antes de decidirme a escribir esta entrada, he estado mirando la distribución de puntuaciones. Para que no haya dudas, escribo la lista de puntuaciones, con los valores de las puntuaciones de 1 a 10:


0,2,8,5,8,10,1,3,2,2


Ciertamente, HOTorNOT no muestra los valores exactos, sino unas barritas, se supone que proporcionales (mediciones mediante la extensión MeasureIt de Mozilla apuntan a que así debería ser), de las que he deducido la cantidad de votos.


La parte graciosa empieza ahora: según lo que HOTorNOT me indica en grandes tipos de letra, mi puntuación actual es 8,4. Genial, ahora resulta que soy un guaperas... esto... un momento, si sólo tengo 7 puntuaciones por encima del 7, ¿cómo puedo tener 8,4 de puntuación media?


Veamos, si mis cálculos no me fallan, la forma de calcular esto es, siendo v_i los votos con valor i, SUM{i=1..10}(i*v_i): 1*0+2*2+3*8+4*5+5*8+6*10+7*1+8*3+9*2+10*2 = 217. Pero si mi calculadora no falla, 217/41=5,292682.


Bueno, como suele ocurrir en muchos casos, unos minutos de leer el manual (o, en este caso, la FAQ relevante) ahorra horas de prueba y error. HOTorNOT normaliza las votaciones, de modo que si alguien vota continuamente entre 5 y 10, el rango se extiende para que vote entre 1 y 10 (vamos, que votaría 2, 4, 6, 8 y 10). Cómo esto es más fiable que dejar las puntuaciones originales es algo que me supera. Cómo establecer los hábitos de voto de alguien que pasa por la página y vota tres o cuatro imágenes ya es de nota.


En fin, como para fiarse...